{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

About me.

.

Mi nombre completo es Catalina Virginia Ormaechea Wybert, pero uso Catalina Wybert porque no me gusta mi primer apellido. Nací aproximadamente a las 10 de la mañana, el tres de Enero de 1995. Mido 1.65m y peso 45 kg.
Si vamos a hablar de como soy, les tendría que contar este tipo de cosas:
Siempre que tengo las cosas claras, me cambian todo. A menos que duerma acopañada, tengo serios problemas de insomnio. Tengo una facilidad para llorar increíble ya sea de tristeza o de felicidad; hasta cosas extremadamente lindas como un gatito bebé me han hecho llorar. Supongo que todavía me cuesta contener tantas emociones adentro, no? Después de un período de felicidad extremo, solía tener ataques de llanto desconsolados, gritos, arañasos, lo que a mi cuerpo se le ocurra soltar, absolutamente de la nada. Nunca voy a saber por qué me pasaba eso, pero por suerte es algo pude dominar bastante.
Cuando tengo bronca, canto para descargarme. Cuando me siento arrepentida, pido perdón a personas o por cosas que no debería. Odio rebajarme ante cualquier persona cuando peleamos, pero a veces no lo puedo evitar. Lo que sea con tal de que no existan el odio y el resentimiento.
Algunos creen que soy una persona muy enamoradiza, pero la verdad es que me cuesta muchísimo enamorarme de alguien. Querer es fácil, enamorarse es algo que sólo viví una vez, hace muy poco, de hecho estoy en eso y todavía tengo que dominar todo ese amor (otra cosa que no logro manejar), aún así puedo decir que es lo más lindo que me pasó y está pasando en mi vida. Tengo mucho miedo a decir "Te amo", siento que me entrego a sufrir. Pero lo que más me cuesta, es después tener que reterlo.
Odio que me cueste tanto superar las cosas malas que pasan en la vida. Odio que mi cabeza siempre se llene de recuerdos horribles. Odio ser tan tímida y miedosa. Por suerte mi timidez se va cada día más. Mis miedos? Algo indescifrable. 
Creo que cuando uno cruza la mirada con una persona desde lejos, dudo que sea coincidencia. Soy muy desobediente con respecto al "no hagas tal cosa" o "haceme caso, después te vas arrepentir". Odio y amo ser tan desobediente, porque después a causa de ello vienen los problemas, pero al menos sé que estoy haciendo lo que realmente quiero. No soporto cuando alguien me "reta". No lo tolero. Puedo pasar horas sin atender un teléfono o una puerta con tal de no recibir gritos. Porque conmigo misma me alcanza. Me siento una persona fuerte para muchísimas cosas, pero cuando algo hace una rajadura en mí, me quiebro como un vidrio. Cada vez que me empiezo a volver "fría", me freno a mí misma, porque es lo último que querría que me pase.
Siempre estoy de buen humor, cualquier boludés puede hacerme feliz, pero cuando me deprimo en serio, sólo un par de mimos al alma me hacen feliz, ya sea con amor, música o escribiendo. Me cuesta muchísimo confiar en la gente, aunque pareciera que no. No soy de contar lo que de verdad siento a los demás, generalmente me lo guardo hasta que exploto. Las pocas personas que saben muchas cosas sobre mí se deberían sentir importantes; Aún así, sigue habiendo cosas de mí, muy profundas, que tal vez jamás salgan de mi boca,  por más que me esfuerce mucho en dejarlas ir. A veces necesito hablarlo, pero no puedo. Odio no poder abrirme al resto como me gustaría.
Soy independiente en algunas cosas, pero a veces siento que sola no puedo ni respirar. Le tengo mucho miedo a la soledad. Quisiera ser un poco más fuerte en ese sentido, un poco más independiente; pero de nuevo me freno y me recuerdo a mí misma, que no hay nada más lindo que dos seres unidos, o un millón. No le veo lo malo a necesitar de otros, creo que está mal que nos impongan que lo importante es desarrollarse a uno mismo en soledad y no en conjunto. Todos en este planeta somos uno. Cuando me entero que una persona sufre o se quiere matar, siento terribles ganas de decirle "quedate, yo te apoyo, estoy para vos" por más que ni la conozca.
Amo la música, amo cantar. Siento que transmite cosas que de otra forma no se puede. Me encanta ver a las personas que quiero dormir, no hay nada más lindo. Amo disfrutar del día, aunque trasnochar sea tentador. A hace unos años solía no dormir hasta por tres días seguidos, imagínense lo perturbada que estaba mi cabeza.
Me río por TODO. Amo los osos panda, los panda rojos. Desde chica que amo los números 7 y 32; pero nunca supe bien por qué. Amo ver el amanecer en el campo, o tirarme en el pasto a la noche para ver las estrellas. Amo las piedras preciosas. Adoro con toda mi alma a mis gatos; no hay nada más lindo que acurrucarme con ellos, imitar sus ruidos y que me contesten. Me encanta salir a caminar con música para pensar. Amo los chocolates con menta, soy de esas personas que necesitan comer por lo menos un chocolate a la semana, de las que corren al kiosko y pierden el colectivo por un impulso de ganas. Me encanta la lluvia cuando estoy en mi cama, si es con la persona que amo mejor. Amo escribir lo que siento. Amo la fotografía. Amo estar con mi familia en casa; antes amaba la soledad, pero descubrí que me trastorna mucho. Amo bañarme, podría estar hasta tres horas en la ducha. Amo abrazar, acariciar, hacer sentir bien a alguien.
Mi vida podría ser mucho más fácil si no me complicara tanto, enredada en miedos irracionales y pensamientos obsesivos. Pero debo admitir que desde que amo estar viva, todo se volvió más fácil.
Soy adicta a Twitter. (@Catalinawybert) creo que es, después de este blog, mi mejor forma de descarga. Y bueno, este blog es una de las mejores cosas que tengo. Gracias por leerme. Me hace bien aunque ni sepa que lo hacen.

-------------------------------------- o --------------------------------------
Por fin, después de 20 años, puedo confirmar que la felicidad existe, que se puede. Gracias a cada persona, desde la que me enseñó una nueva forma de amar hasta la que movió un dedo desde China; porque todo lo chiquitito en este mundo se mueve, de a poquito, para terminar moviendo una vida entera.
- C. Wybert.