{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

martes, 25 de marzo de 2014

Mil perdones.

.
Siempre mi vida se trato de pedir perdón. Tengo que pedirle perdón a mis padres por llegar en el momento equivocado? A papá porque mamá mantuvo mi existencia oculta? Por no poder sentir amor hacia un monstruo como él? Por llamarlo así? A mi hermana por ser la hermanita molesta que sólo quería ser perfecta como ella? Por desordenar siempre sus juguetes cuando mi intención era acomodárselos? Por pintarle con esmalte de brillo la computadora porque quería que le quede linda? A mamá por no poder concentrarme en el colegio al punto de frustrarme? Por ser la peor hija que tuvo, por haber escuchado a los 12 años por la puerta cuando ella misma decía eso? Por ser una carga más? Por respirar? Por ser maltratada en la primaria y querer irme, en vez de estar feliz con mi colegio nuevo? Por vivir llorando tantos años? Por haber rechazado tantas de sus comidas? Tengo que pedir perdón por no haber terminado el secundario cuando lo hice para trabajar? También por no poder conseguir trabajo ahora? Por ser un gasto más de comida? A mi abuela por no ser la nieta de oro que siempre quiso que fuese? Por no haber salido adelante? Tengo que pedirle perdón a una persona que no es mi amiga por haberme enamorado de la persona que ella quería cogerse? Le tengo que pedir perdón a un novio por arruinar sus aventuras con otras? Por no ser como sus 'amigas'? Por ser sensible? Porque por más que intente nunca voy a alcanzar sus expectativas? Eso. Nunca voy a alcanzarle a nadie. Pido perdón por no llegar a ser, como también simplemente, por ser. Perdón también por jamás mantener las ganas de serlo.
Exploto. Debo pedirle perdón a alguien acá mismo sólo por escribir esto?
De las pocas personas con las cuales tuve una conexión lo suficientemente profunda como para llamarla amistad, todos me criticaron que viva pidiendo perdón. Es como si tuviese que pedir perdón tan sólo por hacerlo. Por ser yo. Pero si no lo hago, con más razón debo dejar un supuesto orgullo de lado, el cual no existe, no hay. Esa sustancia no forma parte de mi sangre.

El día que muera, todos los perdones se van a liberar, espero que lleguen.

Perdón si mis post no son lo mejor últimamente, o si me tomo un tiempo bastante amplio entre cada uno, pero entiendan que es un momento complicado en mi vida, y difícilmente tengo tiempo de liberarme acá, que tanto bien me hace.
Gracias por leerme.